Tag Archives: Atuendo

LA PULGA: El Económico Mercadillo para Fashionistas

SAYLIN LANTIGUA

image (3)Hay poco espacio para caminar entre los pasillos de tierra que componen la tienda –de artículos y prendas usadas, y nuevas en ocasiones- al aire libre más grande de Santo Domingo. El ejercicio de compra que se hace en este lugar, visitado por tantos, no se distancia del que se puede hacer en cualquier comercio del centro de la ciudad, aunque en este último resulta más seductor el heterogéneo juego de luces y los colores de la publicidad que nos hipnotiza para comprar, como si con ese acto mercantil podemos acercar un poco más el placer y la felicidad.

A pesar de que en La Pulga no funciona del mismo modo, el efecto seductor si nos lleva a la compra impulsiva, pero de otra forma, quizás de una más sencilla pero igual de efectiva, pues allí nos dejamos fascina por los increíbles precios de objetos y prendas que en otros establecimientos comerciales resultarían ridículos.

La Pulga, una vez que descubramos lo que oculta, se convierte en un lugar mágico repleto de variedad, -y hasta me atrevo a decir que artístico-, donde encontraremos -hablando de vestuarios- un sinnúmero de prendas capaces de adornar cualquier estilo trendy del momento.

El lugar tiene infinitas ventajas que pueden aprovecharse si desarrollamos esa habilidad que se adquiere y perfecciona en cada visita que realicemos. Boho RD estuvo, por primera vez, realizando varios recorridos por esa enorme plaza ubicada en el Km.12 de la avenida Independencia para identificar cómo funciona este mercado dinámico y complejo para quienes no le conocen.

Los actores claves que interactúan para dar origen y sustento a esta actividad son: Los vendedores; La Pulga es una importante fuente de ingresos de familias de escasos recursos donde intervienen sus miembros y se distribuyen funciones (supervisar las pilas de ropas, darle valor a las prendas y cobrar). Los compradores; cuyo objetivo en común es adquirir objetos de segunda mano a precios bajos, y aquí debemos resaltar que “no exclusivamente” personas de escasos recursos recurren al lugar, sino también de clase media alta se dan cita.

A simple vista no percibiremos lo atractivo y divertido de esta aventura de ir de “shopping”, de zambullirnos entre el montón e ir detrás de eso que se busca, mientras interactuamos con el resto en busca de una opinión acertada de como podría quedarnos un atuendo – que por las condiciones del lugar probarlo es imposible- es una vivencia enriquecedora, llena de diversidad  que resulta atrayente e interesante.

Previo a esta visita debemos tener claro que hay un momento de preparación, más adelante les orientaremos acerca de qué llevar, las zonas y horarios a visitar, así como también cómo funciona el “REGATEO”, acción con la que lograrás adquirir piezas a precios insólitos.

Advertisements